martes, 11 de mayo de 2010

EL PERRO DE LA REVOLUCIÓN


Esta mañana mi hija Claudia me estuvo comentando el destino que le tocó en desgracia a muchos animales famosos. Tal el caso del gato Chatran, el protagonista de aquella película de los años 80, que narraba las aventuras del felino y su amigo el perro Pousquet. Al parecer en la filmación se usaron cerca de 65 gatos, muriendo varios de ellos en las tomas riesgosas.
El comentario de Claudia vino a colación del artículo aparecido en el diario La Nación sobre el perro Lukánikos, también llamado por algunos Kanelos, el cual ha acompañado a los manifestantes en las protestas y reyertas callejeras producidas desde hace un buen tiempo en Atenas.
Cuesta creer que un animal aparezca en las marchas, pero las fotos lo muestran claramente.
Al parecer Lukánikos, un ejemplar mestizo que porta un collar azul, viene acompañando a los manifestantes desde hace dos años y no tiene empacho en enseñar los dientes a los hombres de la policía antimotines ni se intimida ante las bombas de humo.
El punto es que Lukánikos, apodado también el “Perro Rebelde” ha ocupado su lugar en distintos medios de prensa mundiales como el británico The Guardian, Il Corriere della Sera y La Repubblica (Italia), Newsweek (USA), Libération (Francia), Globe and Mail (Canadá), o Aftonbladet (Suecia).
Lo cierto es que el can griego está batiendo récords. Amén de su presencia en medios de comunicación internacionales, Lukánicos, la mascota griega ha saltado a INTERNET, y puede vérselo en varios vídeos colgados en YouTube y hasta tiene bitácoras propias. También disfruta de sus propios grupos de amigos en Facebook, donde una de las páginas dedicadas al perro tiene cerca de 10.000 seguidores.
He creído que corresponde dedicarle este espacio a este perro que acompaña las protestas atenienses, máxime cuando Grecia está atravesando una situación económica delicada. Donde una parte del pueblo ha decido resistir la aplicación de las anacrónicas recetas del Fondeo Monetario Internacional, organismo que cree que la salida a una crisis sólo puede lograrse a través del hambre de muchos y el bolsillo lleno de unos pocos.
Hasta pronto.

1 comentario:

  1. Saludos blasianos

    me ha encantado saber de esta historia

    ResponderEliminar